Will Smith ingresa en una clínica de rehabilitación tras el bofetón a Chris Rock

Chris Pizzello / GTRES

Will Smith ingresa en una clínica de rehabilitación tras el bofetón a Chris Rock

El actor, ganador del reciente premio Oscar a Mejor Interpretación Masculina, ha ingresado en un centro de rehabilitación para trabajar en sus problemas personales.

07/04/2022 09:36 CARMEN RAYA

  • close

Fue sin duda el momento más polémico e incómodo de la reciente gala de los premios Oscars. Ahora, y tras el bofetón que Will Smith le propinó a Chris Rock, el primero ha comunicado que ha ingresado en un centro de rehabilitación para que lo ayuden a atravesar este difícil momento y todo lo que lleva viviendo desde hace años que le llevaron a recurrir a la violencia por un chiste de mal gusto.

"Will está muy afectado y necesita ayuda para lidiar con el estrés. Esta es una de las luchas más duras de su carrera, tiene que hacer examen de conciencia y averiguar cómo saldrá adelante después de todo lo que ha ocurrido", ha confesado una fuente cercana al actor al periódico The Sun.

¿Qué pasó?

Durante la presentación de uno de los premios por parte de Chris Rock hizo una broma sobre la esposa del nominado a Mejor Actor, Will Smith, Jada Pinkett Smith, diciendo que esperaba ver la secuela de La teniente O'Neill protagonizada por ella, en clara referencia a su corte de pelo rapado. El actor subió al escenario muy molesto y le pegó un puñetazo a Chris. De inmediato bajó de nuevo a su sitio y gritó: "Keep my wife’s fucking name out your mouth" (Mantén el nombre de mi esposa fuera de tu maldita boca). 

Tras esto, la retransmisión continuó y una hora más tarde el actor se levantaba para recoger el Oscar por su interpretación en El Método Williams.

Una gala conducida por tres mujeres (fabulosas) 

Amy Schumer, Wanda Sykes y Regina Hall eran las tres cómicas encargadas de presentar unos premios en los que se hobló abiertamente de sexualidad, discriminación, género, #MeToo... E incluso se atrevieron a reírse de la edad de las novias de Leonardo Dicaprio, un clásico ya. "Un aplauso para Leonardo que hace mucho por dejar a sus novias un mundo mejor", decía Amy Schumer.

Tan incisiva como siempre, Amy Schumer comenzaba su monólogo diciendo que no estaba en los Oscars solo en calidad de "modelo, sino también de madre. No imagino un lugar mejor en el que estar ahora mismo. Ah, sí, mi casa". 

Amy Schumer también se acordaba de su amiga Jennifer Lawrence, quien este año se saltaba la gala de los Oscars, seguramente para cuidar de su primer bebé. De hecho, echamos en falta ver a Leonardo Dicaprio, Meryl Streep o Cate Blanchet acudir a la alfombra roja para defender la película 'No mires arriba', donde todos ellos tienen un potente papel. 

Beyoncé, espectacular

La gala de los Oscars tenía un inicio de lo más salvaje cuando Beyoncé aparecía desde el barrio de Compton cantando la canción 'Be Alive', que es la canción original de la película El método Williams. 

Una gala que volvía a demostrar que Hollywood se está poniendo las pilas en cuanto a inclusión de los colectivos menos reconocidos, como el de las personas sordas, ya que el trabajo del actor sordomudo de CODA era premiado con el Oscar a Mejor Actor Principal. Uno de los momentos más emotivos de la gala más diversa que recordamos desde hace años.