Julián López, menudo romano en Justo antes de Cristo

El actor y cómico Julián López | Jorge Alvariño

Julián López, la cura de humor que necesitamos

El actor despliega toda su artillería en 'Justo antes de Cristo', con una segunda temporada que ya puedes ver en Movistar+.

06/04/2020 09:34 ESTHER VILLEGAS | STILO.ES

  • close

Julián López nos habla de esta segunda temporada de 'Justo Antes de Cristo' que puedes ver en Movistar + y de sus proyectos más recientes. El actor y cómico que saltó a la fama con 'La hora Chanante' nos ha hecho reír en pelis tan divertidas como 'Pagafantas', 'Spanish Movie' o 'No lo llames amor, llámalo X'. También ha participado en la exitosa comedia de Nacho G. Velilla, 'Perdiendo el norte' y en su secuela, 'Perdiendo el este'.

El cómico y actor Julián López | Jorge Alvariño

Stilo: ¿Cómo es esta segunda entrega?

Julián López: Más divertida y profunda: Es una temporada más narrativa. Manio no se encuentra cómodo en su nueva vida y ve cómo cambia todo lo que lo rodea. Pasarán muchísimas más cosas.

Stilo: ¿Acostumbrado a correr ya en sandalias?

J.L.: Con la destreza que he cogido, como lo hagan deporte olímpico, ojo que puedo ser medalla.

Stilo: Interpretas al patricio Manio Sempronio, que has definido como un neurótico, inseguro y maniático del siglo XXI...

J. L.: Quizá tenga yo también esas tres cualidades; eso sí, en menor medida, lo que deja claro que el ser humano de nuestra era, en esencia, no dista mucho del de muchos siglos atrás.

Stilo: ¿Hemos cambiado poco en este tiempo?

J. L.: Considero lícito comportarse de cierta manera y tener ciertas creencias hace 2.000 años, cuando la humanidad era poco consciente de lo que la rodeaba. Hoy en día, con toda la información de la que disponemos, somos peores y bastante más absurdos.

Stilo: ¿Eres aficionado a las pelis de romanos?

J. L.: De pequeño me encantaba cuando las ponían, sobre todo en Semana Santa, con esos doblajes que invitaban a sofá y manta. De vez en cuando me gusta revisar  títulos como 'Ben-Hur', 'La caída del Imperio romano' o 'Espartaco'.

Stilo: ¿La relación que mantienes con Agorastocles puede extrapolarse a la que tiene don Quijote con Sancho Panza?

J. L.: Totalmente. Me hacía mucha gracia, desde el primer momento que leí los guiones, que el esclavo fuese el sensato, el que tenía más ganas de vivir, el consejero. Es un pasito más allá en esa relación, es más surrealista.

Stilo: ¿Qué proyectos nos puedes adelantar en este primer semestre?

J. L.: Tengo un proyecto muy personal con Dani Martínez de charlas con invitados sorpresa (La verbena), otra cosa más en la que estoy trabajando (más personal aún) y más rodajes a la vista.

Stilo: ¿A qué serie estás enganchado?

J. L.: 'El visitante', 'Vota Juan', 'The New Pope' y 'Rick and Morty'. Me gusta la variedad.

Stilo: Has participado en 'Perdiendo el norte' y en la secuela. ¿Eres de perder la cabeza o cerebral?

J. L.: Soy la mezcla perfecta. Me gusta pensar bien las cosas y llevar una vida ordenada, pero tengo muchos momentos viscerales que desencadenan comportamientos más alocados.

Stilo: ¿Sueñas con trabajar con algún director?

J. L.: Koldo Serra, Cesc Gay y Carlos Vermut ya saben que quiero hacerlo con ellos. Se lo he dicho personalmente. También me encantaría con muchos otros. Me apetece probar cosas nuevas.

Stilo: ¿El humor se hereda o es innato?

J. L.: Creo que se hereda, principalmente, de la familia. En mi caso, tengo la suerte de tener unos padres con un gran sentido del humor. Mi padre más clásico y mi madre más impredecible. Soy la mezcla perfecta de ambos. Luego me he rodeado de gente que, lógicamente, ha influido en mí a la hora de abordar la comedia.

Stilo: Te confiesas pudoroso. ¿El humor es tu escudo para protegerte?

J. L.: El humor viene bien para todo, pero sí que tengo un punto de pudor, como la mayoría de las personas, creo. Soy afortunado por dedicarme a una profesión que te deja jugar a ser tantas cosas y, principalmente, a ser desvergonzado.

Stilo: ¿Eres chistoso en un ambiente familiar?

J. L.: Me gusta estar rodeado de mi gente. Lo disfruto. Y sí, claro que hago tonterías.

Stilo: ¿Qué es lo que te quita la risa?

J. L.: La mala educación y las faltas de respeto. Por desgracia, asistimos continuamente a varios ejemplos en nuestra vida cotidiana y me ponen a veces de muy mala leche.

Stilo: Tres palabras que te definan...

J. L.: Juguetón, tiquismiquis y armónico.

Stilo: ¿Cómo desconectas de un día de rodaje?

J. L.: Quedando con gente ajena a esta profesión, para hablar de otras cosas. O en casa, con libros y discos; me dan paz y armonía.

Stilo: ¿Sigues las tendencias en moda?

J. L.: Lo justo. Me gusta tener un buen armario y elegir. Soy muy básico con ciertas prendas (soy un enamorado de las zapatillas, los vaqueros y las camisetas). Creo que la personalidad te la da vestir de manera coherente con lo que tú eres.

Stilo: Eres reservado con tu vida privada y mantienes que, si un personaje no quiere, nadie se mete en ese círculo más íntimo...

J. L.: Nunca he prestado atención a la prensa que habla de las intimidades. Me ha parecido siempre tan obsceno... Estoy bastante al margen. Aunque conozco casos cercanos de que, aun no queriendo formar parte, te cazan. Por suerte para mí, creo que tengo un perfil distinto.