Fayer, el único espacio de Madrid donde se fusionan dos culturas

FAYER

Fayer, el único espacio de Madrid donde se fusionan dos culturas

Israel y Argentina son los países protagonistas de este sofisticado lugar.

10/07/2021 18:00 IRATXE PLAZA | STILO.ES

  • close

Situado en una de las calles con más encanto del centro de Madrid, Fayer te da la bienvenida con unas amplias cristaleras que auguran una agradable velada. Se trata de un sofisticado espacio, con dos espacios claramente diferenciados: una zona de paso donde poder esperar tomando algo mientras te sientan o simplemente disfrutar de un delicioso café con un trozo del bizcocho casero que presentan en su barra.

FAYER

Fayer es sinónimo de alianzas, esa que une dos culturas a través del paladar: la israelí y la argentina. Y, ¿por qué esta mezcla? Sus fundadores, dos emprendedores argentinos Martin Loeb y Alejandro Pitashny, han trasladado desde Buenos Aires a Madrid la excelente carne de La Pampa a la que deciden acompañar de deliciosos platos de la cocina israelí, como el babaganush, el falafel o el hummus. 

El motivo referente a Israel, según cuenta Alejandro, es puramente empresarial. "Israel es la capital de el emprendimiento y las start up, produce series, tecnología etc. Además, en las grandes capitales europeas como Londres, Berlín existen conceptos israelíes en la gastronomía, y triunfan".

FAYER

Un ejemplo de superación

Fayer nace cuatro días antes de que el Gobierno español declare el Estado de Alarma debido a la situación de crisis sanitaria que el país comenzaba a vivir. Es en este momento de incertidumbre, cuando deciden crear uno de los conceptos prácticamente inexistentes en la alta restauración, el Delivery.

FAYER

A su oferta de reservar mesa y degustar sus platos en el restaurante, se suma una carta enfocada para disfrutar de Fayer en casa a través de dos aplicaciones Uber Eats y Macarfi. Además, Fayer cuenta con interesantes referencias de coctelería y de vinos argentinos. Todo aderezado con un atento servicio que desde el primer momento reafirma la decisión de haber cruzado la puerta de Orfila número 7.