Tómate la vida con filosofía como David Otero y Willy Bárcenas

GTRES

Tómate la vida con filosofía como David Otero y Willy Bárcenas

Hablamos con los dos cantantes, que comparten sus claves para disfrutar de la vida, venga lo que venga.

17/03/2020 15:45 ROSANA CABRERA | STILO.ES

  • close

Quién me iba a decir que unos días después de entrevistar a David Otero y Willy Bárcenas me tendrían que operar de urgencia, y que apenas unos días después saltaría una alarma mundial por el COVID19 que nos obligaría a todas a cobijarnos en casa.

Sorpresas te da la vida... Y por eso, lo mejor, es tomársela con mucha filosofía. De eso precisamente este par de artistas saben un rato, porque charlando con ellos descubrimos la faceta más profunda de estos dos cantantes.

Su particular y positiva visión de la vida les ha unido más allá de la música. Han compartido estudio de grabación para versionar junto al resto del grupo Taburete uno de los temas más emblemáticos del excomponente de El canto del loco, 'Una foto en blanco y negro'. Pero han conectado tan bien que ¡hasta se completan las frases!

Esta entrevista, aunque con un poco de retraso, llega para darte un ratito ameno durante estos días, como el que nos dio el mismísimo David al ser uno de los artistas en animarse a cantar desde su salón para todo el que quisiera asomarse, y para demostrar que hay algo especial en esta alianza con la que han conseguido ser ya número uno en las radios nacionales.

Stilo: Se puede decir que os separa una generación, ¿qué os une?

David Otero: Nos unen cosas muy divertidas, un planteamiento filosófico muy parecido de la vida. La música también, por supuesto, si no, hubiera sido una chorrada colaborar juntos. 

Willy Bárcenas: No es que yo hable de filosofía con todo el mundo, pero en nuestro caso, la primera vez que vino a casa a enseñarme la versión del tema que íbamos a hacer, porque obviamente el tema ya lo conocía, rápidamente nos pusimos a hablar de cosas muy trascendentales durante unas horas, que es algo que no suele ocurrir, y compartimos muchas cosas, y...

D.O.: ¡Y nos reímos juntos!

W. B.: ... nos reímos juntos. Y también consejos, porque él ha pasado ya por muchas cosas que nosotros estamos pasando, y es una referencia.

Stilo: Eso es justo lo que os iba a preguntar, ¿qué consejo les darías?

D. O.: ¿A ellos? Que se lo pasen de puta madre, es el mejor consejo que le puede dar nadie. Que hay que disfrutar de las cosas.

W. B.: Me gustó mucho la visita que nos hizo hace poco al estudio para escuchar los temas que estamos grabando nuevos. Y cómo los escuchaba y todo lo que decía... salimos muy contentos con lo que le había parecido.

D. O.: Intento ser muy positivo. La crítica más áspera ya la tienes, porque siempre vas a tener al fan que no le gustas ya, a la compañía que no sé qué... Nosotros, que somos compañeros, está guay que nos demos una visión de ánimo y cariñosa. A mí me ha gustado cuando lo han hecho así conmigo. No entrar tanto en gustos personales, sino en valorar el esfuerzo y el talento. 

Stilo: Y tú Willy, ¿hay alguna pregunta que le dices: cuéntame esto o guíame?

W. B.: Le pido que me cuente anécdotas. Como consejo me quedo con el de que sigamos haciendo canciones. Al final todo depende de eso y creo que vamos por el buen camino en ese sentido, hacer canciones...

D. O.: Canciones... que molen. (Risas). 

Stilo: ¿Sois muy de tecnología y redes sociales?

D. O.: Yo intento no estar tan pendiente. Yo creo que la gente que no tiene redes sociales es evolucionada. Yo cuando me encuentro con alguien que me dice que no tiene Instagram, ni Facebook ni nada, es como: ¡tío, guau!

W. B.: Sí, sí, me dice algo de esa persona.Yo igual. Si es en cuanto a lo musical, a una canción, sí estoy muy pendiente de ver las reproducciones que lleva, los comentarios... Los leo todos. En ese sentido, sí le doy importancia. Pero Instagram y demás, si no me dedicase a esto, posiblemente no lo tendría. No me llama nada.

Stilo: David, ¿qué te hizo pensar en él para esta canción?

D. O.: Cuando me imaginé 'Una foto en blanco y negro' en una voz, tanto a mi productor como a mí, nos pareció que podía quedar guay el timbre de Willy, su forma de cantar. Y además, intentamos no hacer la versión tan rock como en la original. Y también surgió un poco en su terraza, cuando nos pusimos a cantarla en acústico. Íbamos a probar ese día y aquello hizo ¡clic! La llevamos al terreno donde están ellos, que creo que es un terreno con olor a madera, con cosas hechas no tan de la parte electrónica que yo tengo. Que podía parecer suya es lo que me gustaba.

Stilo: ¿Y tú cómo recibiste la propuesta?

W. B.: Como una gran noticia. Tengo mucha suerte, la verdad, cuando he hecho colaboraciones de canciones que tienen ya un tiempo, siempre me cae el gordo. La de Camela 'Nunca debí enamorarme', y ahora 'Una foto en blanco y negro'. Muy feliz. Y yo también veía que me pegaba. Se ha respetado mucho la melodía original porque cuando algo es tan bueno, ¿para qué vas a cambiarlo? Y yo creo que al hacerla más tranquila le dimos un toque como melancólico, de acordarte de esa época. Yo creo que hay mucha gente que esa canción le lleva a sus quince, dieciséis años. 

Stilo: ¿Sois melancólicos?

D. O.: Sí, yo tengo un punto de melancolía. Me río mucho y soy una persona que paso el día riéndome, pero me parece que la melancolía, la añoranza, es calentita, te hace sentir en casa muchas veces. Y es muy necesaria, porque todas las emociones que tenemos las usamos para algo y tienen su porqué. No intento quedarme ahí, pero cuando hay que usarlas, se usan. Es parte de la vida. 

W. B.: Estoy de acuerdo. (Se ríe).

Stilo: ¿Tenéis alguna manía antes de una actuación? Amuleto, ritual...

W. B.: Nosotros sí. Yo doy un discurso siempre antes de salir a cantar, y nos agarramos todos y termino diciendo "Tocar como nunca..." y juntos gritamos "...sonar como siempre".

D. O.: Nosotros siempre decimos que nos lo tomemos como el último concierto, que la vida es imprevisible y nos sabemos nunca si se va a repetir y hay que disfrutarlo como tal. Sea donde sea, se hayan vendido las entradas que se hayan vendido, haya más gente o menos gente, sea más bonito el lugar o más feo, haya ido la prueba bien o mal.

Stilo: ¿Tenéis algún lugar favorito para tocar? ¿Algún lugar al que queráis ir?

D. O.: El Teatro Lara, lo estábamos hablando hoy, mola muchísimo. A mí me encantaría tocar ahí. He ido de espectador muchas veces, pero nunca a tocar.

W. B.: Madrid en general. Tocar en Madrid para mí es especial porque tengo a toda mi gente, y cuando tocas para mucha gente y tienes a tus cuatro colegas ahí abajo, te hace sentir como cuando empezamos a tocar y estaban solo esos cuatro.

Stilo: ¿Y preferís llenar el Wizink o salas más pequeñas?

D. O.: Todos preferimos llenar. Aunque el que te diga yo prefiero salas chiquititas...¡Mentira! (risas). Les encantaría llenar el Wizink, pero hasta arriba.

W. B.: Sí, pero... Nosotros para la gira que hagamos el año que viene vamos a volver a las salas. Queremos volver al contacto con la gente. Después de esta última gira 'Ayahuasca' en auditorios grandes y recintos, vamos a hacer más días en cada ciudad, pero en salas más pequeñas.

D. O.: Pero... sin perder la posibilidad de llenar un estadio. (Risas).

Stilo: ¿Sois de los que se cuidan? Trapitos, cosméticos...

D. O.: Yo intento ponerme crema hidratante porque una vez me dijeron que tenía la piel seca, pero es lo único que hago.

W. B.: Nada. Pero voy a empezar, lo prometo. Voy a empezar con un nutricionista, y me voy a poner en forma. Hay que cuidarse, sí. No me cuido nada, no le dedico especial atención a la ropa, y debería cuidarme más la imagen.

¿Y si fuera...?

Les propuse un juego, en el que cada uno tenía que contestar sobre el otro, y se entregaron con humor.

Stilo: ¿Y si fuera... un destino?

D. O.: Lo tengo clarísimo: la isla sur de Nueva Zelanda. Es vertical, una cordillera que sale del mar, y en el mismo día puedes estar en una cumbre nevada al lado de una playa alucinante, con lobos marinos. Es un lugar con una naturaleza muy salvaje y con mucha fuerza.

W. B.: Yo diría que Perú. Loreto, la zona de los chamanes, a conectarse con la pachamama.

D. O.: Me has dado uno de mis lugares favoritos del mundo ¿eh? Perú es uno de los lugares que más he visitado, estuve un mes y medio viajando por allí y me alucinó.

Stilo: ¿... un instrumento?

D. O.: Es voz, el instrumento de la voz. Él es su propio instrumento, lo tiene dentro, y por eso mola tanto.

W. B.: David es un grandísimo guitarrista también, pero si tuviera que ser un instrumento, le veo saxo.

Stilo: ¿... una canción?

D. O.: Yo creo que es de otra época aunque haya nacido a finales de los 80, pero en realidad se ha reencarnado de un artista que se formó en los 70 y viene de ahí. Debió de vivir en otra época porque le veo muy conectado con Nino Bravo y con la época grande de la canción española. Pensar así me divierte.

W. B.: Yo te veo Beatle.

Stilo: ¿... y un animal?

D. O.: Un león. Me pega.

W. B.: A mí me gustan los pingüinos... (risas). A ti te veo un buen animal, un perro guardián.

Stilo: ¿... y un momento del día?

D. O.: Willy es muy noche.

W. B.: Y tú eres amanecer.

Stilo: ¿... y una bebida?

D. O.: Tequila, wey.

W. B.: Un vinito.