Por qué el cine y la televisión son la mejor forma de viajar sin salir de casa

Jordania. | Norbert Eisele-Hein

Por qué el cine y la televisión son la mejor forma de viajar sin salir de casa

No necesitarás levantarte del sofá para visitar los lugares más espectaculares del mundo.

20/03/2020 07:35 STILO.ES

  • close

Son ya muchos los días que llevamos sin poder salir a la calle para tratar de frenar la curva de contagios por coronavirus. Las noticias no son para nada positivas en lo sanitario y el ánimo de muchos empieza a decaer. Pese a todo, muchos estamos teletrabajando sin descanso y siguiendo una larga lista de "planes" que poder hacer para matar el tiempo entre cuatro paredes. Aun así, a veces cuesta mantener el tipo sin evadirse y por eso nuestra recomendación es que lo hagas. 

Estar confinados en casa no implica no poder viajar... con la mente. Es mucho más complicado, lo sabemos, pero también puede ser mucho más divertido. Es gratis, no requiere de largos vuelos y puedes ir a cualquier rincón del planeta solo echándole imaginación.

Bromas aparte, la mejor manera de recorrer mundo sin moverte del sofá es a través de la televisión. Es gracias a las películas y las series que tenemos una enorme ventana al exterior que es capaz de acercarnos a donde queramos. 

De hecho, el cine siempre ha servido para inspirar a la hora de encontrar destino para las vacaciones. No importa si las historias son románticas, de aventuras, históricas o incluso de ciencia ficción, cualquier excusa es buena para descubrir nuevos lugares que apuntar en nuestra lista de viajes pendientes. Lugares que generalmente están exprimidos de forma magistral por los responsables del séptimo arte y que hace que nuestras ganas por conocerlos crezcan cada segundo un poco más. 

Algunas son ciudades bastante recurrentes, otras no lo son tanto pero esconden tantos tesoros que merecen la pena ser descubiertas. En cualquier caso, hemos elaborado una lista de rincones del planeta que han aparecido varias veces en la pequeña y la gran pantalla en los que merece la pena adentrarse aunque sea desde el salón de nuestro hogar.