Sara Carbonero te da una idea de cómo triunfar en el trabajo con un look en tonos neutros

@saracarbonero / INSTAGRAM

Sara Carbonero te da una idea de cómo triunfar en el trabajo con un look en tonos neutros

Son uno de los básicos de cada primavera. 

03/04/2019 08:30 STILO.ES

  • close

Los colores neutros siempre encuentran su momento estelar del año con la llegada de la primavera porque son uno de los básicos de esta estación, y encima tonos concretos que entran dentro de esta categoría como el beige son tendencia también esta temporada primaveral y, como no podía ser de otro modo, Sara Carbonero lo sabe.

La presentadora ha apostado tanto por el beige como por otro de los clásicos dentro de los colores neutros, el nude, con la combinación de dos prendas básicas, una camiseta de manga corta y cuello redondo y unos stilettos lisos.

Para rematar un outfit ideal para un viernes de oficina en los meses cálidos que acabamos de recibir, la periodista ha escogido unos jeans que recogen también todos los detalles que predominan en el denim en este momento: tienen los bajos deshilachados y están muy lavados

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

E m p a s t a d a . #atardeceressinfiltros #suertelanuestra #sumandorecuerdos #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Los pantalones vaqueros en cuestión son un modelo 'cropped' de Mango de corte recto y tiro medio diseñados en un color que queda en el límite entre el blanco desgastado y el azul muy lavado. Lo mejor que tienen este tipo de prendas es, además de su estilo y, en este caso, su precio, ya que están disponibles en la tienda on line de la marca española por 29,99 euros, su versatilidad, ya que encajan perfectamente con todo tipo de calzado. 

Lo ha demostrado la propia Sara Carbonero al combinarlos con unos zapatos de tacón, al igual que Mango ha demostrado junto lo opuesto, proponiendo llevarlo con unas zapatillas deportivas de estilo bota, similares a las Converse de toda la vida.

Y tampoco tenemos dudas de que encajarían a las mil maravillas con un par de zapatos planos y, sobre todo, con unas sandalias, que al fin y al cabo son nuestras compañeras inseparables durante casi tres meses enteros.