Keira Knightley, con vestido lencero y print animal

DIGGZY / SplashNews.com / GTRES

Keira Knightley, arriesga y gana con look lencero y print animal

Un vestido negro lencero nunca falla. 

13/03/2019 15:58 LUCÍA MUÑOZ | STILO.ES

  • close

Keira Knightley es una de nuestras actrices favoritas, no solo por todo el talento que desprende dentro de la pantalla, sino también por todo el estilo y la clase que tiene fuera. No nos extraña que cada vez que salga a la calle lo haga con un outfit que dará que hablar sí o sí.

En esta ocasión, la pudimos ver por las calles de Nueva York promocionando su última película 'The Aftermath'  con una tendencia que parece que llegó para no irse nunca: los vestidos lenceros. Ella lo lleva largo con detalles al final de encaje y de la marca Hiraeth y lo acompaña con un abrigo de 'print animal' de Chanel y unas sandalias de tacón finos con tira. Parece que a nuestras estrellas les encanta el estampado animal, como también vimos recientemente a Kendall en una inauguración en Nueva York. 

DIGGZY / SplashNews.com / GTRES

Keira va con un abrigo de invierno, pero si este look te parece impresionante (como a nosotras) puedes conseguirlo con una tela mucho más fresquita para el buen tiempo que se aproxima, como este de Missguided que vimos en ASOS que puedes encontrar en su web (y encima de rebajas) por 37,49 euros.  que además el corte tipo 'blazer' le da un toque extra de elegancia al 'look'.

Para el vestido lencero hay muchísimas opciones en el mercado, te recomendamos que si el abrigo es corto, el vestido sea largo para lucirlo mejor, y al contrario, si este es largo un vestido corto quedará genial. Este de Pull & Bear es ideal, un básico que te servirá de base para infinidad de looks y para casi cualquier época del año. Lo tienes en la web por 19,99 euros  este vestido es de tirantes por lo que también podrás usarlo con camisetas debajo, ¡la imaginación no tiene límites! 

D.R.
D.R.

En cuanto al 'make up' y el pelo, Keira lo tiene más que claro, ¡lo natural manda! Melena al viento, labios rojos, una sonrisa y ¡lista para comerte el mundo!