Katie Holmes nos invita a recupera la falda vaquera que llevábamos en los 90

Katie Holmes y su manera de llevar falda vaquera midi. | Gtres

Katie Holmes nos invita a recupera la falda vaquera que llevábamos en los 90

Di adiós a la versión midi porque ahora querrás una de tubo. 

20/08/2020 17:14 STILO.ES

  • close

Después de un verano marcado por el reinado de la falda pareo, toca mirar un poco más allá y empezar a pensar ya en lo que vendrá en los próximos meses. Y aunque todavía es pronto para hablar de tendencias porque ha sido este un año convulso en el que la moda también se ha visto afectada en diferentes aspectos, sí que podemos ir haciendo quinielas de lo que podremos ver en las tiendas próximamente. O mejor dicho lo que deberíamos porque, si analizamos lo que llevan ya las expertas, es eso precisamente lo que tendríamos que tener ya apuntado en nuestra 'wishlist'.

Entre esas expertas de las que hablamos está Katie Holmes quien, desde hace ya unos años, se mueve como pez en el agua en el universo fashion. Los looks de la actriz, sean en la alfombra roja o por las calles de Nueva York, siempre nos mandan un mensaje y el de su último estilismo lo hemos escuchado alto y claro. 

La que fuera protagonista de 'Dawson crece' ha decidido enfundarse en una pieza clave de cualquier armario como es la falda vaquera, pero no en la versión mini con forma de trapecio que tanto juego nos ha dado en los últimos años.

La elección de la intérprete ha sido la de un modelo con cierto regusto vintage que nos lleva hasta la década de los 90 precisamente por ser de silueta tubo que termina bajo las rodillas. Un diseño lápiz que habíamos perdido por completo que ha querido rescatar combinándolo de un modo muy distinto a como se llevaba en la mencionada década. 

Katie Holmes con sudadera, falda vaquera y zapatillas blancas. | Gtres

Apostando en todo momento por la comodidad, Katie ha optado por un clásico como son las zapatillas blancas y una sudadera ancha en color gris con unas originales mangas cargadas de volumen. De este modo demuestra que puede funcionar el hecho de seguir la misma línea que hubiera trazado con unos pantalones vaqueros pero dejando que sea la falda la que sirva de alternativa. 

Una gran idea que nos apuntamos de cara al entretiempo que en el que dentro de muy poco nos veremos inmersos, momento en el que diremos adiós al calor sofocante para abrazar con gusto las temperaturas más suaves cercanas a las del otoño.