Dormir con sujetador: ¿sí o no? Hablamos con una experta para resolver tus dudas

La Corsetera

Dormir con sujetador: ¿sí o no? Hablamos con una experta para resolver tus dudas

La fundadora de laCorsetera, el ecommerce con más tallas y modelos disponibles de sujetadores de toda España, responde a nuestras preguntas.

24/03/2022 12:30 CARMEN RAYA

  • close

¿Sujetador para dormir sí o no? ¿Se caen los pechos si no lo usas por la noche? ¿Es malo dormir con él? Esas y otro sinfín de preguntas han contribuido a crear todo tipo de bulos, mitos, leyendas urbanas y farsas sobre si se debe o no usar sujetador para dormir y qué implicaciones conlleva esta decisión.  

Para ello, contamos con una de las mujeres que más saben de sujetadores en España. Ella es Piedad Zamora, la CEO y fundadora de la laCorsetera. En sus más de 40 años de experiencia, Piedad ha transformado  una corsetería de un barrio sin asfaltar de Elche en una tienda online que vende más de 20.000 sujetadores al año. ¿Su secreto? Inclusión, calidad, bienestar, atención personalizada y mucho (pero que mucho) body positive.  

¿Es aconsejable utilizar sujetador a la hora de dormir?

Desde laCorsetera solo lo recomendamos en casos puntuales, como son la lactancia, ya que al aumento de la mama se une el tener que llevar empapadores. En este caso,  usar el sujetador adecuado para dormir ayuda. También lo recomendamos después de una operación de aumento y reducción de pecho, o en caso de una mastectomía, aunque siempre siguiendo las indicaciones del profesional cirujano.

¿Influye en la decisión la forma y tamaño de nuestro pecho?

Bajo mi punto de vista, no. Quizá si estamos ante un pecho muy grande, a la mujer le apetezca llevar algo de sujeción por cuestiones prácticas y por comodidad. Se trata de una opción personal. Tampoco influye la  edad, está más relacionado con ciertas etapas de la vida y los procesos por los que pasamos las mujeres respecto a las mamas. 

¿Podríamos dormir con cualquier tipo de sujetador? ¿Cuáles serían los más apropiados?

Para dormir, el sujetador adecuado sería sin ninguna costura y sin aros ni ballenas. De hecho,  un buen sujetador metido por la cabeza sería lo óptimo, para así evitar que los corchetes molesten. 

En el caso de lactancia, debemos elegir un sujetador de algodón o bien de microfibras suave. En este caso huiremos de las licras y sobre todo de las más fuertes.

Sujetador lactancia sin aros de La Corsetera
La Corsetera

Para el proceso de una mujer muy joven a la que le empieza a crecer el pecho, un top completamente elástico, sin costuras, corchetes ni rellenos  sería lo adecuado.

En el caso de una operación de mama, lo mejor es dejarse aconsejar por el cirujano como por la profesional corsetera, que en estos casos también tiene mucho que decir. De hecho,  muchos cirujanos ya cuentan con una corsetera experta para que entre los dos, mano a mano, puedan recomendar el modelo adecuado para después de una operación.

Tenemos que tener clara una cosa: no podemos dormir con cualquier tipo de sujetador, como tampoco podemos llevar el mismo sujetador para todo tipo de momentos, circunstancias o situaciones como, por ejemplo, para practicar deporte. Por lo tanto, estos sujetadores solo se emplearían para dormir o bien para estar cómoda en casa. 

¿Podemos usar el mismo tipo de sujetador para dormir durante todo el año?

Si se elige el sujetador adecuado, tanto de algodón como de una buena microfibra transpirable 100% y libre de alergias, se puede utilizar durante todo el año. Eso sí, yo siempre recomiendo tener como mínimo dos sujetadores para un “quita y pon”.

Por lo tanto, y en palabras de la propia Piedad Zamora, la realidad es que los sujetadores para dormir no tienen una relevancia más allá de la comodidad que estos pueden ofrecer para algunas mujeres. Pero sí que se tienen que tener en cuenta en determinadas etapas como el embarazo, la lactancia, las operaciones de mama o los cambios en la adolescencia. En definitiva, cambios de talla bruscos que en un momento dado puede sufrir el pecho de una mujer. 

Para dormir o no, los sujetadores son como las medias naranjas: cada mujer tiene su modelo ideal.