Querrás un abrigo azul como el de Meghan Markle

Meghan Markle en un acto de presentación del libro 'Together'. | Ben Stansall / GTRES

Querrás un abrigo azul como el de Meghan Markle

De la firma canadiense Smythe. 

21/09/2018 08:20 STILO.ES

  • close

Mientras en España la temperatura sigue siendo de piscina, en la capital británica ya han sacado a pasear el abrigo. Meghan Markle ha vuelto a convertir esta prenda en tendencia al lucir un espectacular diseño clásico en azul Klein de la firma canadiense Smythe cuyo precio es de 1195 dólares durante su última aparición pública.

Una aparición en la que llevó un conjunto formado por una falda midi plisada, un jersey de punto negro y unos tradicionales zapatos de salón negros, lo cual le ha supuesto un nuevo acierto estilístico durante su último acto oficial junto a su marido el Príncipe Harry además de su madre, Doria Ragland. 

Pero parece que a la Duquesa de Sussex le ha saludo una dura competidora en esto del estilo, ya que su propia madre arropó a su hija en la puesta de largo de su primer gran proyecto tras el sonado enlace real, el libro solidario 'Together: Our Community Cookbook', en un acto celebrado en los jardines londinenses de Kensington.

Observando a Doria Ragland se entiende un poco mejor esa capacidad que tiene Meghan para brillar con luz propia en cada acto ya que su madre escogió un outfit de aspecto atrevido pero elegante, con el pantalón y el color camel como grandes protagonistas del mismo. En lo que respecta al pelo, Dorian fue menos osada ya que prefirió recogerse en una coleta sus habituales rastas. 

Meghan Markle con su madre Doria y su marido el Príncipe Harry. | Gtres

En todo momento se vio la gran sintonía que mantienen madre e hija, cuya decisión de acudir junto a su progenitora a la presentación de su debut al frente de un proyecto como miembro de la familia real británica, parece haber reforzado todavía más su popularidad.

Ojalá nos regalen más duelos de estilo como éste porque, a tenor de lo demostrado en esta ocasión, prometen ser un regalo para la vista, aunque también un peligro para los bolsillos por las necesidades que generan abrigos como el de Megan.

// Outbrain