Pilar Rubio estrena el verano posando a lo 'vigilante de la playa'

Pilar Rubio posa con un traje de baño negro en un parque acuático de Madrid. | Gtres

Pilar Rubio estrena el verano a lo 'vigilante de la playa'

Su último posado antes de su gran boda con Sergio Ramos.

14/06/2019 08:00 STILO.ES

  • close

A tan solo dos días de casarse en Sevilla con Sergio Ramos y justo unas semanas después de que sus amigas le organizaran una divertida 'pool party'Pilar Rubio ha despedido la soltería con unas fotos en las que nos ha recordado irremediablemente a alguna de las vigilantes de la playa de la mítica serie 'Baywatch'.

Lo ha hecho pese a cambiar aquel famoso bañador rojo que lucían Pamela Anderson y compañía por un trikini negro, pero tanto su figura escultural como la tabla de rescate que ha llevado al posar nos han disparado la mente directamente a las playas de Santa Monica en los años 90.

Pilar Rubio ha estrenado la temporada de verano posando con un trikini negro en un acto promocional . | Gtres

Pilar ha protagonizado con este look playero un acto promocional de un parque acuático situado a las afueras de Madrid, el Warner Beach, en el que le hemos visto pasárselo en grande mientras trabajaba. La presentadora ha arrancado así un verano que este año también para ella va a comenzar en primavera, puesto que es habitual que los futbolistas y sus familias disfruten de sus vacaciones en el mes de junio. Además, este año, en el caso de Pilar Rubio y Sergio Ramos, no es un junio cualquiera, puesto que van a dar un paso más en su relación al contraer matrimonio en la catedral de Sevilla el próximo día 15

La vida de la presentadora y el futbolista ha cambiado drásticamente desde que empezaron a salir, ya que en apenas siete años han tenido tres hijos, que en las próximas horas tendrán el privilegio de disfrutar en directo de la boda de sus padres. 

Ambos iniciaron su relación allá por el año 2012, tras coincidir en los actos de celebración de la segunda Eurocopa de la selección española de fútbol, iniciado de esta manera la segunda relación mediática entre un futbolista de la selección y una estrella de la televisión tras la de Sara Carbonero e Iker Casillas, confirmada dos años antes, con aquel beso memorable en Sudáfrica que toda España cantó más que el gol de Iniesta.