El momento más duro de Emilia Clarke tras la primera temporada de 'Juego de Tronos'

La protagonista de 'Juego de Tronos' ha sido de las más elegantes con este vestido de Balmain. | Foto: Gtres

El momento más duro de Emilia Clarke tras la primera temporada de 'Juego de Tronos'

La actriz estuvo a punto de morir.

22/03/2019 11:22 ISABEL MOSCOSO | STILO.ES

  • close

Emilia Clarke ha querido hacer público uno de los momentos más duros de su vida durante el rodaje de la primera temporada de 'Juego de Tronos', serie que le ha dado fama mundial tanto a ella como al resto de sus compañeros.

La actriz británica ha escrito su experiencia personal más complicada en el 'New Yorker', cuando tenía 24 años estaba en el gimnasio, de repente, se puso malísima y fue llevada urgentemente al hospital. Allí le hicieron una resonancia magnética del cerebro y el diagnóstico fue claro y rápido: "tenía una hemorragia subaracnoidea, un tipo de infarto que pone en riesgo tu vida provocado por una hemorragia en la parte que rodea al cerebro. Tenía un aneurisma, una ruptura de una arteria. Después descubrí que las personas que padecen lo mismo que yo mueren en el momento o poco después".

Conocida por su papel en Daenerys Targaryen, continuó en su escrito: "Los pacientes que sobreviven a este tipo de hemorragias, necesitan un tratamiento urgente para sellar el aneurisma, ya que hay una gran amenaza de sufrir otro desangramiento. Si quería vivir y evitar terribles efectos secundarios me tenían que someter a una operación de cerebro urgente y no tenías plenas garantías".

Emilia Clarke reconoce que cuando le dieron la hoja de consentimiento para someterse a la operación tuvo dudas ya que se encontraba en un momento muy importante de su carrera. Se lo pensó dos veces, lo firmó y a los pocos minutos ya estaba inconsciente. Durante tres horas, los cirujanos estuvieron trabajando con mi cerebro. Y la actriz puntualiza: "No iba a ser mi última operación y no iba a ser la peor. Tenía 24 años".

No fue fácil para Emilia superar esta operación. La actriz reconoce que poco antes de empezar a rodar la segunda temporada de 'Juego de Tronos' se sentía muy insegura. Seguía teniendo dolor, se sentía más cansada que nunca.

Después los doctores le dijeron que tenían que volver a operarla. Esta vez la abrirían el cráneo para una operación muy dolorosa. La que le habían practicado antes no había funcionado y le tenían que hacer esta a la vieja usanza.

La recuperación de esta operación fue mucho más dolorosa que la primera. Emilia Clarke escribe: "Salí con un drenaje de mi cabeza. Trozos de mi cráneo los habían suplido con titanio. Ahora no se puede ver la cicatriz que hay por mi cuero cabelludo a la oreja, pero de primeras no sabía si eso no se iba a notar todo el rato".

Sin duda fue una experiencia terrible para Emilia Clarke. Ocho años después la actriz lo ha querido hacer público a la vez que anunciaba que sacaba una organización sin ánimo de lucro con la que quiere ayudar a personas que han pasado por lo mismo. Ha tardado años en ver la luz, pero no puede estar más contenta con el nacimiento de SameYou.