Kim Kardashian recupera sus looks discretos en Nueva York

DIGGZY / GTRES

Kim Kardashian recupera sus looks discretos en Nueva York

¿Frío, quién lo dijo?

03/12/2018 11:45 STILO.ES

  • close

Kim Kardashian ha ido a Nueva York para no perderse el desfile pre-fall 2019 de Versace. La hija de Kris Jenner ha vuelto a elegir un "discreto" look para ver la presentación de las nuevas prendas diseñadas por su amiga Donatella Versace. Un atuendo exagerado y ajeno a las bajas temperaturas de la Ciudad de los Rascacielos.

La mediana de las Kardashian apostó para ir al 'front row' con un minivestido de lentejuelas, de tirantes y escotazo. Lo combinó con unos salones transparentes. En cuanto a su peinado escogió llevar una semirrecogido alto en el centro de su cabeza con una llamativa goma plateada. Por supuesto, nada de abrigo por encima, ya que tenía que verse muy bien el look que había elegido para la ocasión.

DIGGZY / GTRES

Tras ella, cual guardaespaldas iba su marido Kanye West. El rapero para la ocasión llevaba un look cómodo, todo lo contrario que su mujer. Llevaba un pantalón azul de chándal, zapatillas de deporte, jersey verde camuflaje y un abrigo azul marino por encima. Como complemento no podía faltar una de sus llamativas cadenas de doradas. También nos ha dejado ver el nuevo color de pelo que luce. Sobre su teñido amarillo, se ha puesto trozos en rojo. 

DIGGZY / GTRES

Queda claro que Kim y Kanye forman una pareja que nunca pasará desapercibida allá por donde vayan. De hecho, a la salida del hotel, el rapero lucía su gesto serio habitual. Sin embargo, una vez que llegó al photocall del desfile demostró que también sabe hacer el tonto y posó más animado (desatado) que nunca.

Roy Rochlin / GETTY

Estaba claro que los dos estaban de muy buen humor o eso parece por las poses que eligieron el photocall. 

Kim Kardashian quiso dejar claro que para lucir hay que pasar frío si hace falta. La hija de Kris Jenner, muy amiga de sus amigos, decidió asistir al desfile de Versace, con esta sexy creación de Donatella.

Parece que Kim Kardashian ya se ha olvidado un poco de sus últimas declaraciones en las que aseguraba que la gente le odiaba