Menorca, la escapada romántica perfecta

Foto: D.R.

Menorca, la escapada romántica perfecta

Nunca está de más planear una escapada juntos.

24/07/2018 09:00 ISABEL MOSCOSO | STILO.ES

  • close

Muchos ya han disfrutado de las vacaciones y otros están contando los días para que llegue uno de los momentos más esperados del año. Sin embargo, a pesar de que estemos en plena época de idas y venidas, nunca está de más, incluso es motivador pensar en la próxima escapada. Pues bien tenemos la sugerencia perfecta: Menorca. Año tras año la isla balear va ganando adeptos, pero aún así sigue siendo la menos masificada de las Baleares. Es el lugar perfecto para ir y desconectar. 

A estas alturas del año ya tendrás planificadas tus vacaciones, si no las has disfrutado ya. Sin embargo, te traemos la propuesta perfecta para que planees una escapada de fin de semana largo a Menorca con tu pareja de cara a septiembre u octubre. Allí tienes casi asegurado el buen tiempo y aunque los días son más cortos, disfrutarás de sus preciosas playas y calas con mucha menos gente.

Como centro base de este maravilloso viaje te proponemos el hotel Barceló Hamilton, situado frente al mar en la Bahía de Mahón, una de las grandes maravillas de la naturaleza. Pero es más, está ubicado en Es Castell, el punto más al este de España, con lo cual desde ahí se puede ver el primer sol del país. De hecho, una de las actividades de las que puedes disfrutar en este complejo 'adults only' es de clases de yoga a primera hora de la mañana con unas vistas de escándalo.

Foto: D.R.

Pero el yoga es sólo una de las numerosas actividades de las que puedes disfrutar totalmente gratis en el Barceló Hamilton. El hotel también cuenta con un servicio de spa y masajes que te van a dejar como nuevo una vez que los pruebes. El relax llegará a tu cuerpo en un instante.

El hotel te ofrece una alternativa a ir a la playa con dos magníficas piscinas para darte un chapuzón, una de ellas climatizada. Por si el tiempo no acompañara tanto como esperabas. 

Yoga, piscinas,... pero no es lo único. Las calas de Menorca son de visita obligada y desde el Barceló Hamilton te ofrecen una forma de conocerlas de lo más original: un tour a cavall (recorrido a caballo) por algunos de los parajes naturales con más encanto de la isla. Esta actividad, ha comenzado este año para celebrar el 25 Aniversario del nombramiento de Menorca como Reserva de la Biosfera. Es un forma de conocer algunos de los lugares más emblemáticos de la isla de la forma más eco-friendly, ya que no se utiliza ningún vehículo a motor y encima desde el hotel proporcionan a los huéspedes un picnic con productos orgánicos y en envases biodegradables.

Homenaje gastronómico

Si eres de los que disfrutas comiendo, tienes una razón más para hospedarte en el Barceló Hamilton. Comienza tu homenaje gastronómico en el buffet Sa Cuina, donde podrás probar desde los típicos huevos con salchichas a productos de la isla como las ensaimadas o los crespells o si eres más de salado: sus magníficos quesos y sobrasada harán que salives desde el minuto uno.

Si mientras estás tranquilamente en la piscina te entra un poco de hambre en Sa Caseta te ofrecen una carta de snacks, batidos de frutas, cócteles y combinados. Todo ello lo puedes comer mientras te relajas en una hamaca o cama balinesa.

Pero no solo en el buffet se disfruta comiendo. En una antigua casa menorquina anexa al hotel se puede ir a picar al Sa Casa, donde se pueden comer tapas y fusión de platos con guiños a las diferentes culturas que han tenido influencia en la isla.

Foto: D.R.

Uno de los platos típicos de Menorca es la caldereta de langosta, una de las especialidades del restaurante Sa Cova (antigua cueva de pescadores, que ahora es un acogedor restaurante). Pero no es este el único manjar que te hará soltar lágrimas de felicidad. Han renovado su carta y se puede degustar una exquisita fideuá de marisco con alioli de membrillo, arroz negro con alioli de espirulina o los deliciosos mejillones con sobrasada de Menorca (algo que no puedes dejar de probar, una mezcla de sabores explosiva y maravillosa). Este lugar es perfecto para probar la mejor cocina mediterránea con unas vistas privilegiadas al mar. ¿Puede haber sitio más romántico?

Foto: D.R.

La niña bonita: Blue Sky Bar

La azotea del Barceló Hamilton es el lugar perfecto para ir a ver la puesta de sol, mientras disfrutas de las vistas desde uno de sus jacuzzis o tumbada en una de las camas balinesas. Durante el día puedes disfrutar de zumos, batidos de frutas y aperitivos. Cuando cae empieza a caer el sol el cuerpo pide algún combinado, como por ejemplo la famosa pomada: gin Xoriguer, típica de Menorca, y limonada.

No solo se disfruta de una espectacular puesta de sol, sino que se tienen unas vistas privilegiadas sobre la Bahía de Mahón. Un enclave que va a costar que olvides en mucho tiempo.

Foto: D.R.

Al mal tiempo: buenos planes

Menorca es mucho más que sol y playa. Y si no te hace el tiempo que esperabas, no hay ningún problema, siempre hay un plan B. Una vuelta por Mahón no te va a defraudar. Allí descubrirás plazas tranquilas, un antiguo convento reconvertido en un mercado y el teatro lírico más grande de España.

Además, la gastronomía no falla. Hay algunas bodegas en la isla en las que poder degustar algunos de sus vinos acompañados de un rico menú de comida menorquina con el que te chuparás los dedos. Binifadet es uno de estos lugares. Visita obligada donde degustar variedades diferentes de uva: Chardonnay, Muscat, Malvasía, Merlot, Syrah y Cabernet Sauvignon.

Vinos maravillosos de los que puedes descubrir mucho más gracias a las visitas guiadas que se hacen por la bodega. Un plan perfecto para darte otro nuevo homenaje gastronómico en el municipio menorquín de Sant Lluís.

Para esta escapada romántica de por lo menos un fin de semana, tienes que aprovechar una de las tardes de tu estancia para visitar la famosa Cova d'en Xoroi, donde disfrutar de una copa con la mejor música y mejores vistas.