Duelo de estilo internacional: Bárbara Lennie vs. Sienna Miller

Duelo de estilo internacional: Bárbara Lennie vs. Sienna Miller

Ambas actrices han lucido el mismo diseño de Gucci

05/02/2017 12:46 Paula Callejo

  • close

Alessandro Michele llegó a Gucci para revolucionar la firma, para darle un aire etéreo, romántico y un poco ''nerd'' que nunca había tenido, y para adaptarse a lo que las mujeres (y las alfombras rojas) necesitan en este momento. Las cosas están cambiando, y ya no es necesario recurrir a la hipersexualidad para ser la mejor vestida o la más llamativa en un evento, y Michele lo ha demostrado.

Esta nueva generación de mujeres fuertes, poderosas y seguras de sí mismas necesitaban una firma que creara diseños que reprodujeran todas estas intenciones sin palabras, y Gucci ha sido la que lo ha conseguido.

La casa italiana se ha convertido de esta forma enapuesta segura para las red carpets, aunque está claro que las marcadas creaciones de su nueva era no son aptas para todo el mundo.Sienna Miller, reina del estilo ''boho chic'' ha encontrado en estos vestidos de ensueño un sinfín de posibilidades, y ha recurrido numerosas veces a ellos en el último año.

Hace menos de un mes, sin ir más lejos, Sienna paseó uno de ellos en el estreno de ''Vivir la noche'' en Los Angeles, demostrando que nadie luce mejor que ella los diseños del nuevo Gucci... hasta que llegó Bárbara Lennie.

La actriz españolase atrevió a repetir el modelito de la estadounidense-británica, y demostró que, cuando decidimos arriesgar y romper con lo establecido,en España no tenemos nada que envidiar a Hollywood. Bárbara posó en la alfombra roja de los Premios Goya 2017 con el mismo vestido de la colección RTW SS 17 de Gucci, una pieza de ensueño construida a base de delicados volantes de tul adornados con brillantes triángulos alargados que debaja al aire su abdomen y creaba un efecto de falso crop top coronado con un lazo dorado. Difícil de explicar pero fácil enamorarte de él.

Tanto Miller como Lennie demostraron que el mejor peinado para lucir este vestido son unas ondas deshechas, pero en el maquillaje no coincidieron. Mientras que la primera apostó por sumarle unos sensuales labios rojos, la segunda optó por romper el romanticismo del diseño con un labial color vino. Para gustos, los colores, y nunca mejor dicho.

Es cierto que es un diseño complicado, que se ha ganado muchas críticas, pero también muchos halagos, y es que eso es lo que ocurre cuando te sales de la zona de confort,cuando decides abandonar los palabra de honor y las siluetas sirena y decides innovar, que aportas un tipo de magia a la noche que no todos entienden.

¡Bravo, Bárbara!