Chiara Ferragni aviva la polémica sobre las vacunas contra la Covid-19

@chiaraferragni / INSTAGRAM

Chiara Ferragni aviva la polémica sobre las vacunas contra la Covid-19

La empresaria italiana se pone guerrera en su Instagram.

03/04/2021 18:13 IRATXE PLAZA | STILO.ES

  • close

Uno de los temas más comentados en este 2021 es acerca de los turnos establecidos por la Administración a la hora de proporcionar la vacuna contra el Civid-19. Un debate que no solo se origina en los corrillos entre familiares y amigos sino que también ha saltado a las redes sociales, de la mano de unas de las influencers más cotizadas del mundo.

Chiara Ferragni ha denunciado en su perfil de Instagram el favoritismo que considera están llevando a cabo las autoridades sanitarias respecto a la vacuna. Una crítica feroz que ha realizado a través de un comunicado en el que habla de un caso cercano al considerar que ha habido un gesto de favoritismo.

Un texto en el que habla de la vivencia que ha tenido la abuela de su marido Fedez, Luciana Violini, de 90 años, tras las críticas que la empresaria hizo contra la gestión de la vacuna. Inmediatamente después de este episodio, Luciana fue llamada para ponerle la segunda vacuna.

La influencer cuenta la conversación entre la abuela y el operador sanitario: "¿Es usted la abuela de Fedez?, ¿podría venir a vacunarse a las 12?Un hecho que, tal y como explica, la enfureció aún más: "Si ayer estaba enfadada, hoy lo estoy aún más al pensar que la abuela Luciana, que pudo ser vacunada durante los meses anteriores, logra hacer valer su derecho solo porque alguien teme que pueda conmover la opinión pública".

Además, Chiara ha mostrado su apoyo al resto de las abuelas en el mismo escrito: "Y las otras abuelas en cambio, ¿qué pasa con ellas a pesar de tener los mismos derechos? No las llaman porque no tienen la fuerza de un personaje público"

De este modo es como la influencer expone su opinión sobre los favoritismo que, a su juicio, se están llevando a cabo en la sanidad pública. "Queremos vacunar cuanto antes a nuestros seres queridos más vulnerables y dejar de tener miedo de que entre esas 500 muertes diarias también estén los nuestros”, concluyó.