Beyoncé vuelve a triunfar (y sorprender) en Coachella

Beyoncé con sus compañeras de Destiny's Child, Michelle Williams y Kelly Rowlland, en Coachella | Gtres

Beyoncé vuelve a triunfar (y sorprender) en Coachella

Parecía imposible pero lo ha conseguido, ¡y de qué forma!

23/04/2018 09:00 María Aguirre - Stilo.es

  • close

Superarse a sí mismo es un reto complicado pero Beyoncé lo ha conseguido. Tan solo una semana después de arrasar en el Festival de Coachella como cabeza de cartel (y hacer historia al convertirse en la primera mujer negra en hacerlo), la cantante volvía a subirse al mismo escenario con las mismas ganas y la misma energía del primer día. 

Lo que no era lo mismo era todo lo demás. Ni el orden de las canciones, ni la puesta en escena, ni los invitados sorpresa y ni siquiera el vestuario, todo era absolutamente nuevo. Tan solo se mantuvo una cosa y fue la aparición sorpresa de las Destiny's Child, esta vez ataviadas con tres combinaciones diferentes de pailletes en tono plata pero logrando general el mismo efecto que se generó en su anterior reencuentro.

Beyoncé durante su segunda actuación en el Festival de Coachella  | Gtres / GTRES

Al igual que Michelle Williams y Kelly Rowland, la artista también quiso contar esta vez con otros acompañantes que esta vez fueron su hermana Solange y el colombiano J Balvin que no quisieron pasar la oportunidad de dejar su sello en el famoso evento. 

Y es que en esta segunda parte de "Beychella" todo estaba de nuevo medido al milímetro. Como los looks que lució la cantante a lo largo de todo el concierto, totalmente distintos a los que había llevado siete días antes. De nuevo Balmain estaba detrás de todas las creaciones pero éstas no eran las mismas. 

Beyoncé con short vaquero y sudadera rosa en su actuación en Coachella | Gtres / GTRES

Esta vez Queen B utilizó la tonalidad plateada en prácticamente cada una de sus apariciones, aunque también dejó espacio a la moda callejera con una sudadera fucsia y unos shorts vaqueros, e incluso a una gran chaqueta con capucha incluida todo en color negro combinada con unas altísimas botas 'over the knee'. 

Está claro que solo Beyoncé podía superarse a si misma de esta manera.