Trucos para no engordar en vacaciones

En verano puedes cuidarte incluso comiendo en el chiringuito de la playa | ISTOCK

Durante el veraneo, tampoco hagas dieta (pero no engordes si no quieres)

Sigue unos sencillos trucos para nutrirte ligera y correctamente ¡¡disfrutando!!

20/08/2022 07:30 MAMEN INFANTE

  • close

No busques más en Google “trucos para mantener el peso en verano” porque aquí vas a encontrar los mejores. Los que no pretenden que sigas una dieta estricta en vacaciones pero tampoco quieren que actúes de forma inconsciente y luego no te sientas bien a la vuelta.

Sabemos que las vacaciones se prestan a más salidas, más visitas a restaurantes y chiringuitos, a más brindis y más picoteo… ¡a más helados! Por eso vamos a ver si construimos una buena estrategia para aunar disfrute y buena mesa, de forma que puedas pasarlo genial, unirte a todos los planes, sin engordar –o sin engordar mucho- en el camino. ¿Estás lista?

El equipo de coaching nutricional de la Clínica Mira+Cueto de Madrid te guía para saber qué es lo que tienes que elegir y las adaptaciones que tienes que hacer de helados, aperitivos y demás… Porque no todos los días son de celebración y tiene que haber tiempo para todo.

1. Cambia el chip en el aperitivo:

Olvida patatas fritas y snacks llenos de calorías vacías y pide opciones nutritivas y ligeras como sepia, pulpo, calamares a la plancha, gambas, mejillones vapor, jamón serrano ibérico, almejas, berberechos o conservas al natural.

2. No todos los días son de paella:

Una buena opción para disfrutar de la buena mesa en verano sin que resulte un plato pesado es elegir gazpacho o ensalada y algún tartar de pescado como atún o salmón, o un pescado al horno o una buena carne a la plancha acompañada de una parrillada de verduras.

3. Cuando no salgas, compensa:

Los días que te quedes en casa a comer o cenar, aprovecha para no cometer excesos y prepara alguna ensalada con tomate y proteína o unas verduras a la plancha o en papillote añadiendo la proteína (pollo o gambas), una tortilla de verduras y de postre fruta de temporada o un yogur natural.

4. Todos los días helado, claro que sí:

Pero no los de las heladerías. Cuando estés en casa, elige una opción más ligera que también es más saludable. Haz tu propio helado usando piña, mango o frutos rojos congelados, mezclados con yogur natural en un vaso batidor.

5. Entre comidas, opciones ligeras:

Aunque estés de vacaciones, no se trata de estar todo el día con las patatas y la cerveza. Acostúmbrate a disfrutar de las infusiones con hilo, de los zumos de tomate, de los pepinillos y cebollitas encurtidas, berberechos…