Belleza

¡No te quemes bajo el Sol!

Disfruta en verano de una piel sublime y bronceada.

Suben las temperaturas y a todas nos apetece lucir moreno con la ayuda de estos aliados y consejos.

Ya es oficial: Comienza la Operación Destape. Con la llegada del verano, es el momento de fichar el biquini de la temporada (o rescatar el de la temporada anterior que te queda de fábula) para esa primera escapada a la playa y tumbarte bajo el sol. Te lo has ganado, así que, ¡disfrútalo!

Aunque por repetido todos los años, no es menos importante: Hay que ponerse  del sol, pero con cabeza y mucha. Sabes de lo que te hablamos: Hay que exponerse al sol pero con la protección necesaria y adecuada.  Cuida tu piel para no echar a perder un día de playa y sobre todo tu salud.

Desde los centros de estética y saludo de Natividad Lorenzo, nos explican la importancia de los protectores solares:

1. Es imprescindible que UTILIZAR EL PRODUCTO ESPECÍFICO A CADA TIPO DE PIEL. Importante, que protejas más frecuentemente la piel de tu rostro, ya que es más fina y es más fácil que aparezcan manchas o arrugas. Los solares específicos para el rostro se adaptan a las necesidades de cada tipo: secas, grasas, sensibles. Las formulaciones más exigentes incluyen antioxidantes con importantes propiedades antiedad.

2. Evita tomar el sol de forma directa en las HORAS CENTRALES DEL DÍA de forma especial entre las 12 y las 16 horas. Aprovecha ese rato para comer y echar una cabezadita.

La esteticista Carmen Navarro, por su parte, nos recuerda otros consejos:

3. OJO CON USAR FACTORES DE PROTECCIÓN BAJOS especialmente durante los primeros baños solares intensos. No debe ser inferior a 30, aunque seas de los afortunados que nunca sufres quemaduras solares. "Los daños no son siempre visibles con una piel enrojecida, pero pueden dañar el ADN de las células y las fibras del tejido conectivo, como el colágeno y elastina o alterar la producción de melanina. La factura se paga después, cuando ya ni recordamos los días de verano". 

4. PROTÉGETE CON UÑAS Y DIENTES.  Sombreros de ala ancha, viseras poderosas y gafas de sol, así como las prendas que incorporan factor de protección solar son también buenos recursos para evitar los eritemas solares. 

5. SÚMATE AL RICO ZUMO DE FRUTAS. Es muy recomendable ingerir, a través de la alimentación (en zumos, tés e infusiones frías) vitaminas A, C, E y F,  un cuarteto que eleva las defensas de la piel, combate los radicales libres y ayuda  a prolongar el bronceado.

6. UN TRATAMIENTO DE CHOQUE EN CABINA te ayudará a preparar la piel. Hay tratamientos (puedes tener sesiones por menos de 100 euros) que rejuvenecen la piel y aumentan su función barrera.

Estamos concienciados de proteger tanto nuestro rostro y cuerpo. Pero no tenemos tan asumido que hay que cuidar también el pelo, ese gran olvidado en la piscina y en la playa: Protege tu melena con productos específicos del daño producido por la sal, la arena y el cloro de las piscinas.

Y por último, tan importante es el antes como el despuésDespués de una importante exposición solar, es importante recurrir a las cremas para después del sol,  ya que calman la piel de las rojeces, la suavizan, y lo que es más importante, prologan el bronceado.

 

 

 

 

EN TU KIOSCO

Cada mes un nuevo número, por solo 2,95€

ver sumario

¡SUSCRÍBETE!

Llévanos siempre contigo. En formato impreso o digital.

+ info

APP

Disponible tanto para iPhone como para smartphones Android. ¡Y es gratuita! 😊