Por qué practicar Mindfulness

Por qué practicar Mindfulness

Tener atención plena del aquí y ahora, te ayudará a concentrarte mucho más en objetivos, ser más inteligente emocionalmente y te mantendrá alejado del estrés.

24/08/2016 01:31 Ana Bernardos

  • close

Nos hemos acostumbrado a la inmediatez, a las notificaciones constantes, a “estar a mil cosas”. En nuestro día a día pasamos más tiempo pensando en el pasado o el futuro que en el presente y, cuando realizamos una tarea nos parece normal enfrentarnos a un montón de distracciones como el mail, el teléfono o cualquier alerta del móvil.

No es de extrañar, que uno de los males que más afecta a nuestra sociedad sea el estrés y todos los posibles trastornos asociados a él. No nos paramos a vivir el presente. Y me refiero al presente en su máxima expresión. A este presente en el que estás leyendo estas palabras. Siempre hay algo rondado por nuestras cabezas o algo externo que nos impide disfrutar plenamente del momento.

De eso es justo de lo que trata el Mindfulness, de la “atención plena” al momento presente pero, sin ejercer valoraciones. Una de las definiciones de Mindfulness o Atención Plena es: prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.

Este concepto que ha llegado recientemente a occidente aunque, hace miles de años que se viene practicando por los budistas, ya está siendo objeto de estudio científico en el tratamiento de la ansiedad, la depresión, trastornos obsesivos compulsivos o dolor crónico, entre otros.

Porque está demostrado, que la práctica de Mindfulness ayuda a la concentración, la inteligencia emocional, la creatividad, la memoria o la resilencia. Al fin y al cabo, se trata de desconectar del exterior y conectar con uno mismo en cuerpo y mente. Relajar la mente y concentrarse en lo que ocurre en el presente de manera plena.

La mente, al igual que cualquier músculo, requiere de entrenamiento y, para llegar a disfrutar de los beneficios del Mindfulness, es necesario realizar ejercicios de forma paulatina. Al final, podremos enfrentarnos de manera mucho más satisfactoria a problemas, lograremos ser más productivos en el trabajo y, en definitiva, disfrutaremos más intensamente de cada momento.

Entre los ejercicios más básicos para iniciarse en el Mindfulness se encuentran:

La pasa: Se trata de un ejercicio en el que una simple pasa es la protagonista. En un primer momento tomaremos la pasa entre nuestras manos y la miraremos al detalle. Buscaremos intensidades de color, revisaremos sus pequeñas arrugas e irregularidades. Después, con los ojos cerrados, la repasaremos en profundidad con los dedos. A continuación, haremos lo mismo con pasa en la boca, con los dientes y con la lengua. Y, sólo una vez que seamos plenamente conscientes de cómo era la pasa, la morderemos, disfrutaremos de su sabor por toda la boca y la tragaremos. Un ejercicio muy sencillo de consciencia plena.

Meditación: En una posición cómoda, sentados. En un lugar en el que no haya interrupciones ni ruido ambiental. Empezaremos a pensar en nuestra respiración pero, no en si es rápida o lenta, intensa o suave, no. Eso sería valorar la respiración. Pensaremos en como entra por la nariz para ir recorriendo nuestro cuerpo y luego volver a salir. Este es uno de los posibles ejercicios. En meditación existen muchas imágenes que podemos proyectar para intentar dejar la mente en blanco. Si nos distraemos, sólo debemos volver a empezar. Poco a poco iremos consiguiendo permanecer más tiempo concentrados.

Colorear: Como cuando éramos pequeños. Es habitual hacerlo con mandalas. Simplemente coge los lápices de colores y ve coloreando cada una de sus partes. Este ejercicio ayuda especialmente a la concentración, a localizar en una tarea concreta conectando con nuestro lado creativo.

La práctica de ejercicios de Mindfulness debe realizarse a diario durante un tiempo de entre 10 y 30 minutos. Al principio, como en todo, empezaríamos con 10 minutos al día y poco a poco lo iríamos aumentando. Irás comprobando sus resultados. Entre otras cosas, dormirás mejor.