Queridos foodies, el “Kit de Instagram” os espera en el restaurante londinense Dirty Bones

  • Sara Pérez

Ya no hay excusa para conseguir el #foodporn perfecto.

0 veces compartido
0 comentarios

El boom de Instagram y la fiebre por fotografiarlo todo ha revolucionado, no solo el sector de la moda o los viajes, sino también el mundo de la gastronomía. Vivimos en la era digital y no hay millenial que se resista a compartir lo bonito que es el restaurante en el que ha cenado o lo cool que es el plato que va a degustar. Podríamos decir que ahora, “lo bueno, si luce, dos veces bueno”.

Los restaurantes saben la importancia de la imagen y no es raro ver cómo surgen nuevas aperturas cada semana con la decoración más instagrameable del planeta y una carta con nombres cada vez más rebuscados.

Lo verdaderamente sorprendente está ocurriendo en Londres, donde el restaurante y cocktail bar Dirty Bones – con locales en Kensington, Carnaby, Soho y Shoreditch- ha decidido regalar a sus comensales un “Kit de Instagram” – por el momento serán repartidos en el espacio del Soho-. ¿El objetivo? Hacerse virales a precio cero; y ¿qué mejor forma de conseguirlo que dotar a la comunidad foodie con las herramientas necesarias para sacar lo mejor de tu restaurante? Una luz LED, una lente gran angular adaptable, una batería portátil, un trípode de mesa en versión mini y un palo selfie son algunos de los gadgets que este local entrega a sus visitantes.

Live your truth, eat more brunch.

Una publicación compartida de Dirty Bones (@dirtyboneslondon) el

Love is fab Celebrating #PrideInLondon w/ The Fab cocktail & its perfectly rainbow crown.

Una publicación compartida de Dirty Bones (@dirtyboneslondon) el

Saca tus dotes fotográficas y enfoca al grito de "Say cheese!".